Posts etiquetados ‘maravillas’

Como no podía ser de otra forma, para mi número favorito que es, y seguirá siendo el 7, no podía elegir otro mejor artista que el famoso y mítico (y no por ello menos controvertido Louis Armstrong).

He leido y releído por todas las enciclopedias y páginas que hablan sobre este artista y son muchos los que critican muchos aspectos de la vida de Armstrong, y de sus opiniones políticas, pero yo siempre me hago la misma pregunta: Si una persona es capaz de crear una canción tan bonita como What a wonderful world, ¿Que más da de la opinión que sea?

Siempre pasarán las personas, pero quedará, la música.

Aunque tiene otras grandes canciones como la archifamosa “When the Saints Go Marching In”, hoy vamos a quedarnos con esta otra canción que seguramente habreis escuchado en algun momento especial de vuestras vidas 🙂

Con vosotros, una de las maravillas de la música, Louis Armstrong.

Nota post post: Acabo de recordar que mi amigo Prometeo ya habló de esta canción en su blog 🙂

I see trees of green red roses too
Veo árboles verdes y rosas rojas también
I see them bloom, for me and you
las veo florecer, para ti y para mi
and I think to myself, What a wonderful world.
y pienso, que mundo tan maravilloso
I see skies of blue and clouds of white,
Veo cielos azules y nubes blancas,
the bright blessed day, the dark sacred night,
La bendición de un día claro, la noche sagrada,
and I think to myself, what a wonderful world
y pienso, que mundo tan maravilloso
the colors of the rainbow, so pretty in the sky
los colores del arco iris, tan lindos en el cielo
are also on the faces of people going by
también están en los rostros de la gente que pasa
I see friends shaking hands, saying, “How do you do?”
veo amigos dándose la mano, diciendo “¿Cómo estás?
they’re really saying, “I love you”
realmente están diciendo “Te amo”
I hear Babies cry,
Escucho a bebés llorar
I watch them grow They’ll learn much more than I’ll ever know,
Los veo crecer, ellos aprenderán mucho más de lo que yo jamás sabré
And I think to myself what a wonderful world
Y pienso, que mundo tan maravilloso
Yes I think to myself, what a wonderful world.
Si pienso, que mundo tan maravilloso.

Anuncios

Principios de año, y renovando nuestra sección, en la cual hemos tomado muchos estilos, desde el rock heavy de Metallica, pasando por el reggae de Bob Marley, e incluso por las baladas de Evanescence, sin olvidarnos de la mágica voz de Israel Kamakawiwo’ole.

Hoy tocamos otro estilo, diferente al que hemos estado viendo estas semanas atrás, y es una parte de la música que me gusta bastante y que sé feacientemente que va a aparecer por aquí en varias ocasiones.

Michale Bublé, ese genio contemporáneo, esa voz que estremece a los corazones más duros, capaz de transportarte a lugares maravillosos, haciendo gala además de una orquestación, simplemente, genial.

El canadiense, nacido en un suburbio de Vancouver, de ascendencia italiana, aparte de ser cantante, es acto, y ha aparecido en múltiples películas como: The Snow Walker, Las Vegas o Duets. Como es un cantante no mayoritario (aunque de su primer disco, homónimo, se vendieron 3 millones de copias) he encontrado poca información sobre este hombre, así que os dejo con lo mejor de su persona, su música.

Michael Bublé – Feeling Good.

http://www.goear.com/files/sst5/mp3files/09042009/424769c548c341e95c4e656d33145937.mp3″

Discutiendo con mi amigo Álvaro hace tiempo en una botellona, estábamos con las disputas de las voces femeninas que nos parecían mejores. Entre cubata y cubata salieron muchas, algunas de las que él me comentaba, la cantante de Mocedades (ya a altas horas de la noche con gran cantidad de alcohol ingerido…) fue una de ellas. Hablamos de la cantante de Presuntos Implicados, Greta y los Garbo, incluso de Mónica Naranjo. Y me quedé con una observación que me hizo acerca de esta última cantante referida, Mónica Naranjo, él me comentaba que no se podía considerar una gran voz porque siempre cantaba por el registro agudo, que no tenía oscilación en su voz (sí, nosotros con 8 cubatas no nos da por hablar de fútbol ni contar chistes, sino hablar de la oscilación de la voz de Mónica Naranjo).

Entonces, en ese instante, me acordé de una cantante que particularmente me encanta, que no es otra que Amy Lee, vocalista del grupo de Rock Gótico, Evanescence. Grupo que nació en Arkansas (USA) y con tan solo dos álbumes en el mercado ha conseguido vender 19 millones de copias. De los miembros que fundaron este grupo, tan solo queda la vocalista, Amy Lee, siendo los otros miembros, expulsados o renunciado ellos mismos.

La canción en cuestión la traigo hoy, por varios motivos. El primero es para demostrar que para hacer una gran canción no hace falta tanta parafernalia, con dos, como mucho tres instrumentos sobra. Otra es la versatilidad de esta banda, que es capaz de hacer el rock más duro a las baladas más preciosas, y otra, como no, la voz de Amy Lee. Impresionante, cantando durante todo el tema por su registro grave, y aproximadamente por el minuto 2:47 después de la intervención de los cellos (instrumento que le encanta a mi compi Acuña), empieza a subir y a subir y a subir hacia el registro agudo en cuestión de segundos. Increíble.

Pues esta es la historia de este tema, para que veas Álvaro, que soy alguien muy tozudo y hasta que no demuestro que llevo la razón, no paro, haya pasado el tiempo que haya pasado, tengo buena memoria 😉

Evanescence – Hello

http://www.goear.com/files/sst3/mp3files/19032007/9ad00c5274fd778e333c56600e97c775.mp3″

Tercera entrega de esta sección que particularmente es la que más disfruto mientras la hago, aunque tengo que decir, que en esta ocasión me ha costado bastante decidirme por un tema, y al final me he decidido por este, el cual lo conocereis seguro, aunque muchos de vosotros tristemente lo habreis oído en la pseudoversion que un día decidió asesinar Lucie Silvas, y digo bien, porque si una cosa está perfecta, ¿por qué tocarla? Las ganas de hacer dinero de las productoras…

En fin, vamos al lío.

Esta banda, Metallica, son un grupo de trash metal, el cual de vez en cuando nos deja baladas de ensueño como la que hoy tratamos. Después de 91 millones de copias vendidas en su carrera, poco hay que decir de ellos, aparte de que son una banda de contrastes, y consideradas de las 4 mejores de este estilo compartiendo ese honor junto a otras bandas prestigiosas como Megadeth.

Esta canción, fue compuesta por James Hetfield guitarrista y cantante del grupo, dedicada a su novia donde inicialmente quería decir “no matter how far” (no importa lo lejos que estemos) debido a la cantidad de horas que pasaba el cantante con el grupo en las giras. En un principio, James no quería publicarla debido a que él consideraba que era una canción muy personal, pero cuando el batería Lars Ulrich la oyó, la quiso para el gurpo, y así fue. Actualmente Metallica considera esta canción dedicada a todos sus fans, por haber compartido tantas vivencias. La canción en sí tiene grandes momentos, pero esta versión en concreto, fue grabada en el 1999 junto a la Orquesta Sinfónica de San Francisco (si,si un grupo de Heavy Metal, junto a una orquesta) y ya es una delicia oírla.

Sin nada más que deciros, os dejo con esta maravilla de la música: Metallica y la Orquesta Sinfónica de San Francisco: Nothing else matters.

Web oficial de Metallica

http://www.goear.com/files/sst/b59adafa012997e145492a3618ed6447.mp3″

Ésa es la puntuación que le puedo dar a Port Aventura en el viaje del pasado fin de semana.

La verdad es que me gustó todo lo que vi, ambientación tamaño del parque (inmenso), la sensación contínua de estar en un sueño, de saber que por muy cansado que estés, se te va a hacer corto el día. Pensaba en eso mientras pasaba dos horas (si, si…) en la cola de una actracción, en concreto la de la mina del diablo.

Llegué a las 9 de la mañana directamente al parking, donde te cobran seis eurazos, que merecen la pena… y corriendo para dentro del parque. Tengo que decir a todo esto que sin duda lo que más me gustó del día fue la sensación que tuve cuando entré y estábamos solos, porque fuimos de los primeros, y entonces es cuando Port Aventura se ve chulísima.

Cuando entramos, del tirón para el Furius Baco, esa atracción que os comenté que pasa de 0 a 135 km/h en sólo 3 segundos, imaginándolo suena fuerte, pero sentado en ese aparato es IMPRESIONANTE, todo lo que diga se queda corto, sin duda esos fueron los mejores 3 segundos de todo el día, porque para los que ya se hayan montado en otras coasters (montañas rusas) saben que la mayoría empiezan despacio subiendo y pegan la bajada rápida aprovechando ese impulso para hacer todo el recorrido. Pues bien, aquí no ocurre eso, en esta atracción te sientas a ver una introducción sobre la historia de un científico que se le avería una máquina, y cuando tu estás tan contento mirando los monos y tal… Ahí lo llevas, una ligera pendiente ascendete, que hace que tengas la sensación de que vas a salir disparado, sería similar a lo que sentirías si te disparase un tirachinas en dirección horizontal.

Bien, pasada la primera prueba para mis nervios (que no veas si costó…) estuvimos un rato deambulando examinando el parque, vimos el espectáculo de las danzas guerreras (que lo grabé con el móvil, pero no encuentro el dichoso cable del nokia…) y nos metimos en el simulador del sea oddisey… que vale, está bien, pero comparado con lo de arriba…

Dimos una vuelta por mi parte favorita de Port Aventura (Far West) y llegamos a México donde vimos esa “monstruosa” torre de 107 metros de altura, los cuales tienes que bajarlo en 3 segundos.

Cabe decir que no me monté, lo admito, me cagué, una persona que sufre de vértigo ante esas situaciones se ve totalmente indefensa, asi que… la pasamos de largo.

Llegando a China (otra parte del parque) vimos una cantidad indefinida de hierros rojos, llamada Dragon Khan, en el cual y utilizando un pase express, tuve el “gusto” de montarme. Antes, hablé de los mejores 3 segundos del día, pues aquí fueron los peores 45 segundos creo, que de este año 2007.

Sube, sube, sube… y no paraba de subir, cuando llegué arriba pensé en lo mucho que me odiaba por haberme hecho montarme ahí, y dejé marcados los dedos a mi arnés. Flipante esa montaña rusa, todo hay que admitirlo. Pero el mal rato que pasé fue también a lo grande…

Nos montamos en el dichoso tren de la mina, o mina del diablo en el cual “alguien” me dejó las facciones de su cara hundidas en mi espalda… porque le daba no miedo, terror, pánico estar alli dentro…

Después pasamos por una atracción que me encantó también que fue la del templo del fuego, donde te hacen un espectáculo maravilloso, donde por primera vez en mi vida, pude ver el fuego saliendo del agua 🙂

Y ya de noche, noche, pude ver el espectáculo “La hora gore” que pintaba de miedo, pero resultó ser un espectáculo de magia de un mago llamado “Morris” que la verdad, la magia era bastante buena, pero lo mejor eran las bromas y el sentido del humor de dicho artista, ahí si que tendría que darle el 10/10.

Ya poca cosa más, lo típico, fotos, comprar regalos, ver la cabalgata, y esperar al espectáculo del lago, que eso si tengo que decirlo, me decepcionó bastante, habiendo visto el de Isla Mágica, que tampoco es gran cosa como parque, me esperaba muchísimo mas en Port Aventura.

En resumen, el parque es una pasada, pero no da tiempo de visitarlo en un día. Tengo claro que repetiré, me quedé maravillado con todo lo que se veía por allí, pero acostumbrado a visitar el parque de Sevilla, lo que más te asombra es la ambientación y caracterización de todas las atracciones, tiendas, personal… una maravilla.

Asi que para tus próximas vacaciones, ya sabes, Port Aventura !!

Escuchando: FaithlessInsomnia